¿Un Dios que no concede la salvación al pecador?

  • Enrique Sanz Giménez-Rico, SJ Universidad Pontificia Comillas
Palabras clave: Salmos 79-82, petición a Dios y petición de Dios, idolatría, nombre

Resumen

El sufrimiento del orante y su desgarradora queja resuenan repetidamente en los dos primeros Salmos de la unidad Sal 79-82. El modo de actuar de Dios, poco claro y misterioso, parece confundir a su orante, que pide con insistencia a Elohim «restáuranos, que brille tu rostro y nos salve». El tema de la salvación, que atraviesa Sal 79-80, evoca abiertamente el libro del Éxodo, en donde se narra el principal acontecimiento salvífico de la vida de Israel: el don de vida y liberación que Dios concede a su pueblo. Una evocación que desaparece progresivamente en Sal 81-82, en donde ocupa un lugar destacado y central una referencia muy particular al Decálogo en Sal 81, que resalta esta relevante sucesión: «petición del orante-petición de Dios». Un estudio cuidado de los cuatro Salmos indicados y, en particular, de los dos elementos hasta ahora reseñados (salvación; sucesión mencionada) abre la puerta a considerar un aspecto de Dios, ciertamente interesante, que parece estar presente en Sal 79-82 y que no aparece en otros textos veterotestamentarios emblemáticos: que, al anteponer una prohibición a la revelación de su ser salvífico, Dios pone condiciones para entregar la salvación.

Publicado
2017-12-13
Cómo citar
Sanz Giménez-Rico, SJ, Enrique. «¿Un Dios Que No Concede La salvación Al Pecador?». Estudios Eclesiásticos. Revista de investigación e información teológica y canónica 86, no. 338 (diciembre 13, 2017): 481-508. Accedido octubre 20, 2020. https://revistas.comillas.edu/index.php/estudioseclesiasticos/article/view/8215.