Negación de asilo a jesuitas franceses refugiados en España en el dictamen del fiscal Campomanes en 1764

  • Manuel Revuelta González
Palabras clave: Campomanes, jesuitas, regalismo, relaciones Iglesia-Estado.

Resumen

En 1764 algunos jesuitas franceses que habían sido expulsados por sus parlamentos buscaron refugio en España. Con ese motivo se planteó en el Consejo Real si debía concederse asilo a esos exiliados. El fiscal Campomanes se inclinó decididamente por la negativa en su dictamen de 20 de julio de 1764, en el que exageraba los peligros que ocasionaría la llegada de gran número de emigrantes. Las principales razones para negar el asilo se basaban en los criterios regalistas del fiscal, que ya entonces compartía los argumentos y calumnias que los parlamentos franceses habían utilizado contra la Compañía, a la que rechazaban como un cuerpo ingobernable, cuyas Constituciones eran del todo incompatibles con el estado. El dictamen de Campomanes sobre los exiliados franceses de julio de 1764 contiene el germen de los ataques que expondrá dos años más tarde en el famoso dictamen de 31 de diciembre de 1766, en el que se fundó la expulsión de los jesuitas españoles por Carlos III.