Ética y política educativa: ¿pueden educarse los pobres con calidad?

  • Víctor San Martín Ramírez Universidad Católica del Maule
Palabras clave: Desarrollo humano, reproducción cultural, estándares de calidad, ética educativa, distribución de la riqueza, financiación de la educación, desigualdad.

Resumen

Este artículo trae nuevamente a colación el tema de la relación entre la calidad de la educación y la estructura socioeconómica y cultural en países como Chile y otras naciones latinoamericanas, donde parece persistir la creencia de que en la mejora del sistema de enseñanza se juega la casi totalidad de los problemas sociales (injusticia y desigualdad), económicos (concentración de los ingresos) y culturales del país. Es decir, la opinión de que el desarrollo de una sociedad más justa e igualitaria depende, casi sin contrapeso, de la mejora de la enseñanza y de un incremento en la financiación del sistema educativo. Este planteamiento suele manifestarse en declaraciones gubernamentales y no gubernamentales, y tiende a primar también en la opinión del ciudadano común y corriente, quien, a fuerza de un discurso mediático sostenido, termina creyendo que toda la responsabilidad del subdesarrollo, de la injusticia social y de la pobreza recae necesariamente sobre la educación y, principalmente, sobre los maestros, que son quienes trabajan en ella más directamente.