Acompañamiento en el final de la vida desde un existencial humanismo

  • Iosu Cabodevilla Eraso Unidad de Cuidados Paliativos, Hospital San Juan de Dios de Pamplona
Palabras clave: Buena muerte, dificultad integrar, acompañamiento, duelo.

Resumen

La sociedad actual no nos brinda demasiadas facilidades para integrar la muerte, más bien al contrario, nos dificulta su vivencia y posibilidad de vivirla como culminación de una vida, constituyendo uno de los episodios perturbadores que más reacciones psicológicas intensas provocan tanto en el paciente como en sus seres queridos. El existencial-humanismo nos enseña con claridad que si no es ahora, ¿cuándo?, si no es aquí, ¿dónde?, y si no soy yo, ¿quién? Los moribundos nos muestran que el sentido de la enfermedad, del dolor y de la muerte se vive y se explica en la transformación real, cotidiana y pequeña de muchas vidas que se conmueven y se permiten sentir el dolor de la muerte de otro. En nuestro occidente post-moderno, ya no nos basta con dejarnos morir, como seres biológicos que somos, sino que de la misma manera que deseamos una calidad de vida, también aspiramos a una calidad de muerte. En la buena muerte es importante mantener la capacidad de decidir, de manejar la propia vida. Será fundamental el acompañamiento y apoyo, como lo fue en otras etapas del ciclo de la vida. Y ese acompañamiento, si fuera necesario, se extenderá al periodo de duelo.