[1]
E. Caturla, «Incorporar las competencias en nuestras programaciones», PYM, n.º 319, pp. 15-18, 1.