[1]
F. Pariente, «Las ventajas de estudiar uno o dos años en el extrangero», PYM, n.º 167-166, pp. 8-9, 1.