Héroes solitarios

  • Francisco José García Lozano

Resumen

La desaparición de los grandes relatos y los grandes proyectos políticos, sociales y religiosos, como signos perfiladores de la modernidad, no supone, por el contrario, un agotamiento, clausura o cierre de sus proyecciones más estimulantes. Las imágenes que generaron éstos conglomerados culturales no han desaparecido, y por más que se intenten silenciar, las mitologías siempre vuelven, convocadas por las crisis recurrentes y por las situaciones límites que afrontan los hombres. Un logos que no termina de cuajar y unos mitos que no cesan de emerger, con nuevas imágenes más acordes con los tiempos. El clásico héroe romántico de corte byroniano, transido de una naturaleza trágica, ha sido sustituido por el moderno «outsider», menos atormentado pero igualmente marcado por la soledad, el aislamiento y la diferencia, condenados por su destino. Drive, de Nicolas Winding Refn, y El topo, de Tomas Alfredson, son dos buenos ejemplos de estos hipnóticos personajes marcados por la fatalidad, bajo cuyo signo se mueven a la deriva.
Publicado
2018-11-15
Sección
Arte - Cine - Narrativa