La vocación ecuménica de la Iglesia católica

  • Alfredo Verdoy

Resumen

El ecumenismo está más vivo y activo que nunca. La vocación ecuménica de Benedicto XVI a la vez que genera gestos ecuménicos concretos, está orientando los caminos que todos los creyentes en Cristo debemos recorrer hasta lograr nuestra unidad plena y visible en Cristo. Este ecumenismo ni equivale a un humanismo ingenuo ni supone un cierto relativismo eclesiológico. Aunque el camino transitado ha sido largo, falta todavía mucho por recorrer. Falta, en el caso español todavía más, una verdadera conversión interior, pues en palabras del papa actual, «el Ecumenismo es antes que nada una actitud fundamental, un modo de vivir el cristianismo».
Publicado
2018-11-26
Sección
Editorial