Los caminos de la fe

  • Francisco José García Lozano

Resumen

La experiencia del mundo es, parafraseando el título de un viejo libro de Peter Handke, la experiencia del peso del mundo. La experiencia humana difícilmente puede resguardarse de las inquietantes presencias que adopta la finitud. No es lo categórico ni lo absoluto, lo claro y lo distinto, la coherencia y la fortaleza, lo que caracteriza fundamentalmente nuestro modo de estar en el mundo, sino lo circunstancial, lo relativo, lo dativo, lo frágil y lo contradictorio. Y es aquí, en esta fluctuación de la ambigüedad que nos caracteriza, donde la fe nos saca de la inmanencia y del peso del mundo y nos abre a un horizonte de esperanza. My father, my lord, de David Volach, nos muestra, por una parte, la fragilidad de nuestras certezas y principios, y Xavier Beauvois, en De dioses y hombres, la hondura de una fe vivida hasta sus últimas consecuencias.
Publicado
2018-11-27
Sección
Arte - Cine - Narrativa