Meros acuerdos en educación

  • Jesús Sanjosé

Resumen

Era mucha la expectación que se había generado en el mundo educativo por llegar a un Pacto de Estado que diera estabilidad a la educación durante un tiempo largo. Tras el borrador del 22 de febrero, que comentamos en nuestro editorial de marzo1, vino el documento definitivo del 22 de abril y una fecha tope para firmarlo. Aunque la prensa aireó toda una serie de declaraciones positivas de los llamados a firmar, llegado el momento, el partido de la oposición dijo que no. A partir de ahí la reacción: en todos un reconocimiento generalizado al promotor; en algunos, los posibilistas, una gran decepción; en otros, los pesimistas, un «ya lo decía yo». Tras la experiencia queda cada vez más patente que, aún en la sociedad del conocimiento, el ámbito educativo no es neutro, sigue siendo un campo de batalla entre las diversas ideologías.
Publicado
2018-11-27