¿Educación dividida?

  • Jesús Sanjosé

Resumen

En abril último, el presidente del gobierno, tras ganar por segunda vez las elecciones, hacía público su nuevo gobierno que, si bien ofrecía pocas novedades en cuanto a personas, en cuanto a reorganización ofrecía alguna novedad significativa. En concreto, en el área de educación, por segunda vez en la historia de la democracia, la estructura organizativa del ministerio dejaba de corresponder con la estructura del sistema educativo, al separar las competencias de los niveles no universitarios de las de los universitarios. Las primeras recaían en un ministerio de nueva creación denominado de Educación, Política Social y Deporte y las segundas se trasladaban a un ministerio denominado de Ciencia e Innovación. Si bien parece normal que el presidente además de ajustar los rostros ajuste también las estructuras de su gobierno con el fin de responder a los desafíos a los que se va a enfrentar, el reajuste de la educación en dos ministerios diferentes no parece ofrecer grandes ventajas y puede plantear serios inconvenientes.
Publicado
2018-11-27
Sección
Editorial