Otorgar premios: una actividad controvertida

  • Jesús Sanjosé

Resumen

La noticia de la reciente concesión del Premio Nobel de la Paz al ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore ha abierto en el ámbito científico y político la polémica, extendida por los medios de comunicación. El Comité justificó su decisión respecto del que ha calificado como uno de los principales políticos ecologistas del mundo, por su compromiso firme, reflejado en actividades políticas, conferencias, películas y libros, que ha fortalecido la lucha contra el cambio climático, y por despertar la conciencia de los riesgos climáticos a los que el mundo se enfrenta. Sin embargo, las voces críticas señalan errores científicos de bulto en el documental. Una verdad incómoda con el que Al Gore ha difundido su mensaje ecologista y por el que ha conseguido también otro premio muy codiciado, el Oscar; y varias incongruencias personales y políticas, como sus desplazamientos en jet privado, el excesivo consumo de energía eléctrica de su domicilio o, lo que es peor, su negativa a la firma del tratado de Kioto durante su vicepresidencia. No es la primera vez, ni será seguramente la última, en que un galardón importante despierte controversia.
Publicado
2018-11-27
Sección
Editorial