Pedro Fabro, el peregrino saboyano

  • Santiago Madrigal

Resumen

En este mio jubilar de los centenarios ignacianos, hacemos memoria de los tres primeros jesuitas. Dentro de esta tríada se llevan la palma de los honores los dos san tos: el de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, y el de Javier, gran misionero de Oriente. Aunque más desconocido, este otro cofundador de la Orden que es el Beato oriundo de la Saboya francesa, no se queda a la zaga. Pedro Fabro ostenta varios títulos: el primer compañero de Ignacio y «hermano mayor de todos nosotros», el primer sacerdote de la Campañía de jesús y «el primero en dar los Ejercicios», teólogo parisiense y «primer lector de teología jesuítica» en la Sapienza de Roma. Las páginas que siguen pretenden poner de relieve una visión de la espiritualidad y del periplo vital del Peregrino saboyano con ocasión del quinto centenario de su nacimiento.

Publicado
2006-09-01