Precariedad laboral

  • Razón y Fe

Resumen

Francia vivió, hasta mediados de abril, diez semanas de movilizaciones de estudiantes y sindicatos, en 130 ciudades, contra la Ley de Primer Empleo (LPE). En España, se firmó a primeros de mayo una reforma laboral cuyo plato fuerte es el control de los contratos temporales. Y, en parte de Europa, se extiende la inquietud por la creciente precariedad en el trabajo. A estas alturas, nadie puede llamarse a engaño: no se trata de hechos episódicos. Nuestras sociedades están entrando de lleno en un nuevo marco de relaciones entre dos factores clave de la producción que son el trabajo y el capital (sobre todo, hoy, el capital financiero). ¿Avanzamos hacia una dictadura del capital? ¿Qué consecuencias puede tener para la mayoría de las personas y para nuestras sociedades?

Publicado
2006-06-01
Sección
Editorial