Hong Kong: nuevo (semi) fracaso de la OMC

  • Razón y Fe

Resumen

Todos los presagios apuntaban hacia otro fracasa rotundo. Los países ricos temían perder la cara ante la opinión mundial. Pero los que más iban a perder con un nuevo fracaso eran los pobres: además de volver con las manos vacías, perderían el único foro económico en el que pueden denunciar las contradicciones del sistema y volverían a una situación de indefensión de sabor neocolonial. En estas circunstancias, el fantasma del fracaso fue empleado desde antes de la cumbre como una amenaza, particularmente por parte de Peter Mandelson, comisario europeo de Agricultura, que repetía: «en diciembre no habrá acuerdo». Finalmente, la oferta fue: «o esto poco o nado». Y ése fue el resultado: poca, muy poco.

Publicado
2006-03-01
Sección
Editorial