Catástrofes naturales

  • Razón y Fe

Resumen

La humanidad, desde sus orígenes, ha arrastrado la periódica compañía de catástrofes naturales que le han causado millones de muertos y cuantiosas destrucciones. Terremotos y maremotos, huracanes, aludes, inundaciones, erupciones volcánicas... han convulsionado los cuerpos y las almas de todas las épocas. Ante el terrible sufrimiento que las catástrofes naturales ocasionan a tantos millones de personas, el primer e ineludible deber de todo ser humano es la compasión (padecer con) y la ayuda solidaria. Cualquier ejercicio intelectual que diera prioridad a la búsqueda de explicaciones filosóficas y pospusiera el compromiso incondicional con los afectados constituiría un ejercicio deshonesto y un fraude ilegítimo a la conciencia. Siendo ésta la principal afirmación, todo el resto del editorial, aunque puede contribuir a clarificar las ideas, es secundario.

Publicado
2005-12-01
Sección
Editorial