Alberto Hurtado, apóstol chileno de la solidaridad universal

  • Fernando Montes

Resumen

Durante el mes de octubre la Iglesia católica reconocerá la santidad de Alberto Hurtado, que pasará así a ser el primer chileno reconocido como santo por la Iglesia Universal. Con este reconocimiento se pone como modelo la labor de un jesuita contemporáneo que supo convertirse en un símbolo de la entrega a los demás y del amor a los pobres y necesitados. Su vida como modelo de solidaridad evangélica discurre en tres fundaciones: la revista «Mensaje», la obra «El Hogar de Cristo» y el sindicato «Asich». Dos de estas tres facetas de la misma solidaridad permanecen con la fuerza y el empuje con el que su fundador supo dotarlas.

Publicado
2005-09-01