Responsabilidad social corporativa

  • Razón y Fe

Resumen

Suele vincularse aquel sorprendente interés que rodeó al desarrollo de la ética empresarial en Estados Unidos, allá por los años 1970, con el desconcierto que produjeron en la sociedad norteamericana algunos grandes escándalos: y se cita como el más relevante el del Watergate, que costó la presidencia a Richard Nixon. Las empresas vieron en la ética (en la Business Ethics, por usar el término que se generalizó) una forma de buscar la credibilidad perdida ante la sociedad. El movimiento tuvo importancia incluso fuera del mundo empresarial, de modo que se convirtió en Pionero para el desarrollo de las éticas aplicadas y de las éticas profesionales. Hoy nos encontramos con una situación semejante a la de entonces. La sociedad mundial vuelve a estremecerse ante ciertos sonados escándalos empresariales, como son los recientes de Enron, Arthur Andersen o WorldCom. Y de nuevo surge con fuerza un impulso ético, ahora bajo la forma de la responsabilidad social. Cabe preguntarse si la ética empresarial ha sido un fracaso y hay que buscar recambio para ella. Y si la responsabilidad social es el recambio adecuado.

Publicado
2005-05-01
Sección
Editorial