Encontrar a Yahveh sin salir a buscarlo. El comienzo del libro de Jeremías (Jr 2,1-19)

Enrique Sanz Giménez-Rico

Resumen


Las primeras palabras que dirige Jeremías a Israel, presentes en Jr 2, recogen importantes aspectos del libro del profeta de Anatot: alianza de Dios con su pueblo, rebeldía y rechazo de éste y consecuencias del mismo. Dentro del citado capítulo, Jr 2,1-19 forma una unidad, en la que Dios denuncia las infidelidades de Israel y rememora la perenne fidelidad que le mostró en el pasado. Así, Dios reprende a su pueblo por haberse alejado de él y haber caminado en dirección a otros dioses y le recuerda el tiempo dorado del desierto, lugar de muerte por antonomasia, en el que le hizo andar y caminar, satisfaciendo todas sus necesidades. La consideración de ambas acciones, la de Dios y la de Israel, dentro del marco de referencia en que se encuentran permite bosquejar una conclusión teológica y su consecuencia más lógica: a Dios lo puede encontrar Israel sin ponerse en movimiento, sin caminar en su búsqueda.


Palabras clave


desierto; movimiento; rîb; alianza; infidelidad

Texto completo:

 Sólo suscriptores

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Estudios Eclesiásticos (ISSN 0210-1610 | ISSN digital 2605-5147) está editada por Universidad Pontificia Comillas. © Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta revista por cualquier procedimiento electrónico o mecánico, sin permiso escrito de la editorial.
 

Estudios Eclesiásticos

Universidad Pontificia Comillas, 3-5 - 28049 Madrid

Tel. +34 91 734 39 50 | E-mail: guribarri@comillas.edu