El Escritorio Emocional de los jóvenes y adolescentes en la escuela. Programa de Tutorías de 1º de ESO a 2º de Bachillerato

  • Jerónimo García Ugarte
  • César García Rincón de Castro
Palabras clave: Programa de Tutoría. Inteligencia Emocional, Inteligencia Ejecutiva

Resumen

Existe un amplio consenso, entre los docentes, sobre la importancia de educar la Inteligencia Emocional de nuestros alumnos. Pero también, sobre las dificultades de saber cuándo y cómo educarla.

De ahí,  que el objetivo fundamental de este artículo es el de presentar y facilitar a los centros escolares un programa integral de tutorías que responda a la decisión estratégica de apostar por la formación humana de sus alumnos, desde el desarrollo de sus competencias emocionales personales y sociales. 

Un programa que trata de educar la inteligencia emocional no de un modo aislado sino vinculada a la inteligencia proyectiva o ejecutiva.

La razón de esta decisión estratégica de vincular las inteligencias emocional y proyectiva o ejecutiva es que la vida es un proyecto, y cuando hay proyecto vital la vida tiene sentido.

Biografía del autor/a

Jerónimo García Ugarte

Profesor de filosofía y psicología desde 1990. Master en Organización y Práctica de la Educación. Master en Dirección de Recursos Humanos. Coautor de los libros: “Ser y dirigir profesores en tiempos de cambio” (Narcea 2004), “Profesores, alumnos y familias: 7 pasos para un nuevo modelo de escuela” (Narcea 2007),“Cinco llaves para educar en el siglo XXI” (Desclée de Brower 2015) y el más reciente “El escritorio Emocional en la Escuela” (Homo prosocius – www.bubok.com 2015).

Desde 1995 compagina las clases de filosofía y psicología con la formación de profesores, equipos directivos y escuelas de padres. 

César García Rincón de Castro

Existe un amplio consenso entre los docentes sobre la importancia de educar la inteligencia emocional de nuestros alumnos. Pero también, sobre las dificultades de saber cuándo y cómo educarla.

De ahí, que el objetivo fundamental de este artículo sea el de presentar y facilitar a los centros escolares un programa integral de tutorías que responda a la decisión estratégica de apostar por la formación humana de sus alumnos, desde
el desarrollo de sus competencias emocionales personales y sociales.

Un programa que trata de educar la inteligencia emocional no de un modo aislado; sino vinculada a la inteligencia proyectiva o ejecutiva.

La razón de esta decisión estratégica de vincular las inteligencias emocional y proyectiva o ejecutiva es que la vida es un proyecto, y cuando hay proyecto vital, la vida
tiene sentido.